Martes 19 de Septiembre de 2017

Almagro activó carta democrática

El ex canciller uruguayo sorprendió con la propuesta, la cual no cuenta aún con el apoyo de ningún país de la región.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, activó este martes la Carta Democrática Interamericana para Venezuela, al considerar que hay elementos suficientes que indican que en el país se está produciendo una afectación del “orden democrático” que puede llevar a una situación de “ilegitimidad” si no se remedia.

En un informe de 132 páginas, Almagro insta al Gobierno de Nicolás Maduro a garantizar la celebración este año del referéndum revocatorio, a liberar a los presos políticos y a detener el “bloqueo permanente” de la Asamblea Nacional, en manos de la oposición que le había solicitado actuar ante la crisis que se vive en el país.

“La Secretaría General de la OEA considera que la crisis institucional de Venezuela demanda cambios inmediatos en las acciones del Poder Ejecutivo respecto a lo señalado supra a riesgo de caer en forma inmediata en una situación de ilegitimidad”, advierte Almagro en su informe, publicado en la web de la organización.

RECHAZO TOTAL

La invocación del documento básico de la OEA para proteger la democracia en la región cuenta con el rechazo frontal de Caracas, que incluso ha amenazado con buscar la destitución de Almagro si este seguía adelante con sus planes, como ha hecho ahora. Aunque sustentado en el artículo 20 de la Carta, que le da esta potestad al secretario general, el paso dado por Almagro no tiene precedentes, por cuanto que es la primera vez que se activa la Carta sin el consentimiento expreso del gobierno legítimo del país afectado.

La invocación de la Carta Democrática puede llevar, en último término, a la suspensión del país, como sucedió en el caso de Honduras tras el golpe de Estado de 2009, pero antes implica una larga serie de gestiones diplomáticas en busca de una solución consensuada.

NECESITARÁ APOYO

Antes que nada, Almagro necesita que una mayoría simple de los miembros de la OEA —18 votos de 34 miembros— coincidan en su apreciación de que la “alteración del orden constitucional” detectada es tan “grave” que puede “afectar gravemente al orden democrático” del Estado señalado, tal como él argumenta en su extenso informe.

Por ahora, no parece que Almagro tenga los suficientes apoyos para que su iniciativa pueda proseguir. Aun así, obliga a los Estados todavía reticentes a posicionarse abiertamente ante la situación de Venezuela. Para ello, Almagro solicita en una carta al presidente temporal del Consejo Permanente, el embajador argentino Juan José Arcuri, que convoque a una sesión “urgente” del Consejo entre el 10 y el 20 de junio.

“La continuidad de las violaciones de la Constitución (…) implica que la responsabilidad de la comunidad hemisférica es asumir el compromiso de seguir adelante con el procedimiento del artículo 20 de una manera progresiva y gradual que no descarte ninguna hipótesis de resolución, ni las más constructivas ni las más severas”, señala Almagro en su informe. “La acción es la que le da eficacia a la protección internacional de la democracia”.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas