Lunes 19 de Junio de 2017

Fiesta y descontrol

Alquilaron local para cumpleaños y organizaron baile al que invitaban por Facebook.

Nuevamente una fiesta clandestina que no tenía habilitación ni control de tipo alguno fue el escenario de un grave incidente que terminó siendo disipado por la policía que tuvo que disparar al aire balas de goma para llamar la atención de los participantes. Los efectivos detuvieron a cinco de los protagonistas de los disturbios.

El hecho ocurrió el domingo de madrugada en la sede del Club Nacional de Fútbol ubicada sobre la calle Rodó entre Saravia y Coralio Lacosta.

Personas que son investigadas por la policía alquilaron el fin de semana el local de la sede del Club Nacional de Fútbol con el fin de festejar un cumpleaños de quince.

Con esta excusa alquilaron el local, sin embargo la idea era otra, realizar una fiesta particular en la que se cobraba entrada y se vendía alcohol, incluso a menores de edad, sin ningún tipo de control.

Todo transcurría con aparente normalidad hasta que se desató un problema entre los participantes. Con el fin de disipar a los revoltosos un patovica que había sido contratado por los organizadores roció gas pimienta y esto llevó a que todos los que se encontraban en el lugar bajaran rápidamente las escaleras hacia la calle donde se generó un serio incidente.

La policía recibió un llamado al 911 y concurrió al lugar pero al no poder tranquilizar los ánimos dispararon balas de goma al aire con el fin de llamar la atención de los involucrados.

Los revoltosos tiraron piedras a los policías actuantes y a varios autos que se encontraban en el lugar provocando algunos daños. Según se informó habrían sido tres los disparos realizados por la policía.

Luego de algunos minutos los efectivos actuantes lograron controlar la situación y detuvieron a unos cinco jóvenes que fueron trasladados a la comisaría.

El hecho fue confirmado este lunes a EL HERALDO por el jefe de Policía de Florida José Chavat. El jerarca policial destacó que en el lugar todo era irregular.

“No tenían permiso municipal, ni de Agadu, ni de Bomberos ni el nuestro para realizar ese tipo de fiesta”, indicó Chavat. El jefe de Policía agregó que “afortunadamente no pasó nada para lo que podía haber pasado. Rociaron gas pimienta y en la desesperación por bajar la escalera se podrían haber caído y pisado entre ellos”.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas