Lunes 24 de Julio de 2017

No lo supo resolver

Ante un rival que nunca arriesgó, el tricolor tuvo chances concretas para quedarse con el triunfo

Escribe: José Martínez Cayaffa

El tricolor floridense pudo (debió) llevarse tres puntos que le facilitaran la resolución de la presente llave y el continuar adelante en la súper serie copera. Tuvo el dominio general del encuentro, generó chances concretas y prácticamente su arco no pasó por ninguna situación de riesgo durante todo el encuentro.

Pero reprobó en una materia fundamental en el fútbol como lo es la definición ofensiva y permitió que su homónimo equipo helvético se llevara un punto para el que poco hizo.

PARECIÓ ACCESIBLE

Hubo un muy buen comienzo del representativo floridense, haciéndose de la iniciativa en la zona central, buscando salir rápido y con sorpresa hacia campo adversario y lateralizando siempre que pudo para no caer en el expeditivo embudo que propuso la visita en las inmediaciones de su área.

Y como Rodrigo León se perfiló de nuevo para ser figura desequilibrante (por manejo, desmarque y profundización) y también Diego Ruétalo se sumó a la propuesta y Sanner amplió el frente de llegada, pareció que se podría llegar temprano a la tranquilidad de la puesta en ventaja en ocasiones como la que dispuso Ruétalo entrando con todo el panorama, aunque rematando sobre el oportuno achique del meta San Martín, otra de Aloy que se fue sobre el travesaño o una tercera que desperdició Sanner.

Pero fue transcurriendo un tiempo que el local no aprovechó y que a la visita le permitió pararse mejor en la primera línea de contención y darle oxígeno a su retaguardia. Cero a cero al descanso, aunque hasta allí se mantenía la sensación de que el gol local sería una cuestión de tiempo y/o de mejorar la puntería.

GUSTO A POCO

Arrancó profundo de nuevo el equipo de Ferreri y entre un manotazo endeble de San Martín y un rebote en el horizontal se salvó la visita cuando un envío de Sanner paralizó la respiración de los helvéticos. En el sector central de la cancha siguió mandando la voluntad y el ordenamiento de un Acosta que recuperó un montón de balones a los tibios intentos rivales de meter algún esporádico contragolpe que lo llevara a las cercanías de Bermúdez.

Pero fue evidente que en esa zona se sintió la ausencia de un Víctor Álvarez devenido a zaguero, jugador importante para destrabar este tipo de trámites, así como que la constante búsqueda de quebrar la cerrada espera adversaria fueron mellando la respuesta física de Aloy y haciendo más esporádico el trajín de León y Camacho.

Igualmente la posibilidad de que hubiera un gol se seguía circunscribiendo a que le quedara alguna posibilidad clara al siempre incisivo Ruétalo, a que quizás Pacheco trajera la solución otra vez desde el banco o que algunos de los muchos intentos que se hicieron desde la media distancia tuviera la dirección y fortuna adecuadas o que la sorpresa que supusieron los desenganches de Matías Álvarez encontraran la complementación adecuada.

No fue así y hubo que conformarse con un magro empate, pero de no cambiar mucho el panorama, la revancha puede estar perfectamente al alcance de un equipo floridense que ha demostrado ductilidad para jugar de visitante.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas