Miercoles 21 de Junio de 2017

Política para la ancianidad

Para el 2030 el 25% de la población estará constituida por ancianos

A raíz de la reciente muerte de ocho ancianos en un incendio ocurrido en un residencial en Montevideo, EL HERALDO consultó la opinión del Dr. Fernando Botta sobre la atención que se brinda en la actualidad a este sector de la sociedad en nuestro país. Botta, ex presidente de la Sociedad Uruguaya de Gerontología y Geriatría, dijo que aunque se han diseñado estrategias, falta una política de Estado enfocada exclusivamente a los ancianos.

NECESITAN ATENCIÓN

No hay una política nacional definida con respecto a los ancianos. Hay competencias entre distintos ministerios u organismos y en definitiva nos quedamos en los discursos, que son todos muy bonitos, muy lindos, pero no hay presupuestos. Y sin presupuesto no se puede hacer nada. Lo que es claro es que los ancianos vulnerables y los frágiles necesitan cuidados, servicio y asistencia, todo eso junto. Si no lo pone la familia, lo tiene que poner el Estado”, expresó Botta.

EN AUMENTO

Ahora con el Sistema Nacional de Cuidados se les va a dar asistencia personal muy limitada a algunas personas que cumplan determinadas condiciones. Los ancianos en este momento son el 18% de la población, con lo cual es el único grupo que sigue creciendo. En pocos años, para el 2030, se calcula que van a ser el 25% de la población, por lo que debemos preparamos porque va a haber un montón de personas mayores y dentro de esas personas mayores, un grupo muy numeroso va a ser muy vulnerable o muy dependiente. Es muy fácil criticar y hablar muy mal de las casas de salud o los hogares de ancianos, pero a veces también se hacen milagros”, agregó.

POLÍTICA DE ESTADO

Yo escuchaba por ejemplo que en esta que se incendió se les cobraba $ 8.000 a algunas personas. ¿Qué servicios se pueden dar por $ 8.000? Y a su vez, como dijeron representantes del Ministerio de Salud Pública, si clausuran esas casas, ¿adónde van a ir esos viejitos? Acá lo que se necesita es una política real de Estado que unifique, que no haya vaivenes, que no cambie según el gobierno de turno, y ya no hablamos siquiera de partidos, porque el mismo partido está gobernando desde hace quince años y ha habido cambios en las políticas. Ni siquiera hay una política de gobierno ahí. Y nos va a tocar a nosotros, porque los próximos viejos vamos a ser nosotros, y nadie nos va a cuidar porque no hay jóvenes. La familia ha cambiado, no se involucra en el cuidado de las personas dependientes. Esas son las realidades”, prosiguió Botta.

SE NECESITA PRESUPUESTO

¿Ganamos algo criticando a las familias que no se hacen cargo? ¿Ganamos algo criticando a los servicios malos de algunos residenciales u hogares que toman ancianos por $ 8.000? No. Tenemos que tener políticas reales, y políticas que tengan presupuesto. Que haya todo un sistema presupuestado en ese sentido. El Sistema de Cuidados es un avance, pero a su vez uno ve que lo que se ha hecho en el Sistema Nacional de Cuidados apunta más a la primera infancia y no a la vejez. Nosotros necesitamos una política de Estado sostenida, que englobe desde el anciano sano que hay que evitar que se enferme, a aquél que tiene una mínima discapacidad, una mínima dependencia, que es altamente dependiente. Todo esto es presupuesto, es dinero. No podemos quedarnos en los discursos y cada vez que pasa una tragedia todos criticamos. En definitiva, la sociedad en su conjunto tiene que entender que esto es mucho dinero que se necesita”.

POLÍTICAS COORDINADAS

El otro tema es, para evitar esos problemas, que tiene que haber algún organismo que tenga competencia sobre todos los ministerios; si no cada uno tira para su lado y no se hacen las cosas que hay que hacer. Y si en algo tiene que haber coordinación y políticas múltiples e interinstitucionales es con el anciano dependiente, porque es un anciano al que hay que alimentar, hay que bañar, hay que vestir, hay que educar, entretener, asistir y evitar que se siga enfermando. Y todo esto son múltiples instituciones y múltiples profesionales que tienen que intervenir además de las familias. No alcanza con decir le doy un lugar donde vivir o le mando una persona cuatro horas”, señaló Botta.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas