Lunes 23 de Octubre de 2017

El peor comienzo desde 2003

El Producto Bruto Interno confirmó estancamiento y prevén que no crezca en el resto del año.

La situación de la economía nacional es compleja. Los analistas concuerdan: estancamiento, riesgo de recesión, estanflación (estancamiento de la actividad con inflación alta), son los diagnósticos más comunes luego de analizar las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre del año divulgadas por el Banco Central.

El PIB cayó 0,5% en enero-marzo frente a igual lapso del año pasado, el peor comienzo de año para la economía uruguaya desde 2003. Pero más grave aún, si se lo compara con el último trimestre de 2015 hubo un anémico crecimiento de 0,1%.

Si bien los economistas discrepan sobre lo que sucederá en 2017, puesto que para algunos seguirá el estancamiento y para otros podría producirse un repunte, lo que queda claro es que durante 2016 el panorama se mantendrá muy similar al de los primeros meses.

Según se desprende de las cifras divulgadas, en la variación interanual, la caída fue de 0,5% en el primer trimestre y de 0,1% en el cuarto trimestre de 2015. Sin embargo, en la variación desestacionalizada hubo crecimiento de 0,1% en el primer trimestre y estabilidad en octubre-diciembre de 2015.

MENOS DE LO PROYECTADO

Según recogió ayer El País, el economista Aldo Lema, socio de Vixion Consultores, aseguró que “las cifras del PIB estuvieron dentro de lo esperado; no hubo mayores sorpresas, vinieron a confirmar el panorama de estancamiento que exhibe la actividad ya hace varios trimestres”.

“Si bien el PIB no cayó en el margen, respecto al trimestre inmediatamente previo, es un escenario que podría materializarse en abril-junio, por la incidencia negativa de los factores climáticos, el mal desempeño de la industria y la persistencia de expectativas pesimistas”, agregó. Para Florencia Carriquiry, gerente senior de Asesoramiento Económico Financiero de Deloitte, el dato “confirma que la actividad económica siguió estancada al inicio del año.

El PIB sin electricidad mostró incluso una retracción de 0,4% desestacionalizada y de 0,9% interanual y los descensos a nivel sectorial fueron muy generalizados”, fue un “dato malo”, puntualizó.

En este caso, si el PIB se mantuviera estable en los tres trimestres siguientes, se configuraría un crecimiento de 0,1% en todo 2016, cifra aún menor al 0,5% proyectado por el Gobierno.

PODRÍA EMPEORAR

El socio de CPA Ferrere, Gabriel Oddone dijo ayer en una presentación para clientes que la “economía entró en etapa de ajuste” por lo que continuará “estancada” este año y el próximo con un “mercado laboral en deterioro”. Para Carriquiry, “a la luz de estas cifras y de algún otro elemento que se ha ido sumando en los últimos meses, hay un riesgo cierto de que veamos una caída de la actividad económica”.

Agregó que el “escenario base no es por ahora de caída fuerte de la producción, aunque en eso va a jugar cómo sigue evolucionando el contexto externo (y regional) y cuál es la evolución del dólar en los próximos meses”.

La economista de Deloitte dijo que “salvo que medie una mejora muy clara del escenario externo (es decir, que la reciente suba de la soja y algún otro commodity se profundice y generalice), nos parece que si el dólar no retoma una senda alcista (que permita la necesaria recomposición de nuestra competitividad), aumenta la probabilidad de que la actividad económica tenga una mayor caída”.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas