Jueves 19 de Octubre de 2017

No quieren vender marihuana

Gobierno explora alternativas, pero solo 50 farmacias están dispuestas a vender hasta el momento.

A pesar de que el Gobierno anunció el comienzo de la venta de marihuana legal en farmacias para el mes de agosto, son pocos los establecimientos que han optado incluir la droga en sus góndolas.

De un total de 1100 en todo el país, son apenas 50 las farmacias dispuestas a vender marihuana, la mayoría en Montevideo, lo que ofrecería un alcance muy limitado al producto que solo se podrá adquirir en medio de un estricto control estatal.

MUCHAS DUDAS

En diálogo con EL HERALDO, Juan Arizaga, dueño de Farmacia Pasteur e integrante de la Asociación de Farmacias del Interior (AFI), manifestó que “todavía hay muchas dudas” al respecto, puesto que las farmacias no están obligadas a vender.

En este marco, además, la AFI ha dejado a sus asociados en libertad de acción para tomar la determinación que cada una crea pertinente en función de su situación. Uno de los problemas que la venta implica, recordó Arizaga, es que requiere la presencia de un químico farmacéutico, cuyo costo resulta difícil de cubrir para muchas farmacias, especialmente las más pequeñas.

A esto debe sumarse, además, que el gremio de los químicos farmacéuticos se opone a la venta. Según manifestó el dirigente de la Asociación de Química y Farmacia del Uruguay (AQFU) Carlos Lacava tras concurrir a la comisión de adicciones de la Cámara de Diputados, “las farmacias son un lugar que pretende ayudar al individuo a crear hábitos saludables y es así como el imaginario colectivo la ve”.

Esto implica una doble dificultad ya que la AQUF se opone por razones de principios. Ninguna farmacia podrá vender marihuana sin la supervisión técnica de un químico, por lo cual deberán encontrar a aquellos dispuestos a hacerlo.

POSTURA CLARA

Arizaga fue claro en su postura. Si el Gobierno permite que las farmacias decidan si venden o no, entonces evitará incluir la droga en sus góndolas.

Entre las principales razones, el empresario citó sus dudas sobre la capacidad del Estado para controlar la venta cuando falla en otros controles que debería cumplir. Pero además, como muchos otros empresarios del rubro, dijo tener serias dudas sobre cómo impactará este cambio en su clientela habitual, teniendo en cuenta también que posiblemente no sea un mercado muy rentable.

Y si bien el Gobierno asegura que los consumidores de marihuana no son un público violento, la realidad bien podría indicar otra cosa. En Montevideo, por su parte, las consideraciones en materia de seguridad juegan un papel central a la hora de tomar la decisión de vender.

Otro aspecto a tener en cuenta es la reposición del producto. Según dijo Arizaga, el Gobierno anunció que sería cada quince días. “¿Qué pasa si a la semana me quedo sin nada?”, se preguntó. Y si bien Florida podría no ser un problema grave, el caso de Artigas es bastante más complejo, puesto que las plantaciones están en la zona metropolitana.

Comentarios

comentarios

Noticias relacionadas